domingo, 19 de agosto de 2012

SIERRA DE ALTAHONA





Jilgueros preparados
Es esa hora incierta 
en la que sol se detiene sobre la Sierra;
esa hora  pálida, 
en que la vida se cobija a la sombra
y el calor se ceba sobre las piedras.

Dispuestos los cuerpos para el placer, 
se elevan al promontorio,
ungidos con perfumes de clavel 
y aromáticas hierbas de los arroyos.
Se ofrecen, desnudos, los amantes 
al espíritu mismo de Altahona.

 El silencio mortecino  del momento
se quiebra con un coro de chicharras
y el jadeo apasionado de sus bocas, se confunde
con la caricia refrescante de la brisa.

Pasión que sobre Amor se clava,
jilguero rojo que sobre la piel se posa,
 aguzado el pico que mi corazón traspasa.

Es esa hora incierta 
en la que el sol se detiene sobre la Sierra;
esa hora amarga 
cuando los amantes fatigados se despiden
el dolor del mundo se despierta…

 Murcia, Agosto de 2012
  

Publicar un comentario