lunes, 24 de septiembre de 2012

EL RECUERDO

     Cuando por fin se acaba este verano tan seco me decido a publicar este pequeño poema. Lo escribí una tarde de calor sofocante, mientras observaba esta maravillosa puesta de sol, me vino el recuerdo del Amor de cuando era más joven, casi adolescente y tras grabarla con la cámara, saqué el libro que estaba leyendo y en la última página en blanco lo esbocé.
     Hoy poniendo en orden las cosas que tenía grabadas vi las imágenes y recodé que había escrito algo de aquella puesta del sol, lo he recuperado del libro donde lo tenía escrito, le he puesto una música maravillosa y me he dicho: "ala a torturar a mis amigos con mis poemas". 

 "El recuerdo es cómo una medicina que nos alivia por unas hora, sin embargo no se puede abusar de él porque corremos el riesgo de crear dependencia". Esta es una cita de mi amiga Ecateria Iacob experta en emociones.

    

     Espero que sea de vuestro agrado "sólo dura un minuto, tranquilos podéis darle al PLAY"


                                                                EL RECUERDO
                                         


EL RECUERDO

Hoy he vuelto a pensar en ti
y en el cielo he visto tu cara,
tierna, suave, limpia cómo la brisa.
He visto tus ojos entre las nubes,
cristalinos entre la bruma,
transparentes en mi memoria.

He visto tu boca
cómo fruta de verano y tu lengua,
dulce, cálida, preparada para los besos.

Hoy he vuelto a pensar en ti
y del mar sereno dónde muere la tarde
ha nacido tu cuerpo esbelto para ceñirlo.




2 comentarios:

Ecaterina Iacob dijo...

EL PUENTE
Mi táctica es hablarte y escucharte
construir con las palabras
un puente indestructible
Mi táctica es quedarme en vos
Aprender como eres
Descubrir como soy
Mi táctica es quedarme en tu recuerdo
no sé como ni sé con qué pretexto
y que no nos vendamos simulacros
para qué entre los dos
no haya cortinas ni abismos
Mi estrategia es en cambio
mas profunda y simple
Qué un día cualquiera
no sé cómo ni sé con qué pretexto
por fin me necesites

Juan Bote dijo...

Yo te necesitaré siempre
sin tijera que nos corte
y con el respeto que nos une.

Gracias por tu atención y tus palabras atentas
no merezco tanto.