lunes, 9 de junio de 2014

LA MEMORIA DEL AGUA

Decía Vostell en mi Tierra que el “Fluxus” era una corriente de fusión de las artes visuales, de la música y de la literatura. Yo he podido comprenderlo mientras leía este gran poema de Santos Domínguez Ramos.

LA MEMORIA DEL AGUA

Persiste en tu memoria una ciudad de agua
que fluye bajo el humo de la ciudad de piedra.

Allí un barco se aproa, inmóvil sobre el tiempo,
INTERNA RUINA
botval 2014

y revoca los nombre de las horas,
flota sobre la sombra del día innumerable
y los meses sin viento propicio y sin mareas.

Un cerco azul de sueño defiende la ciudad
con turbia luz de acuario y espejo de sosiego.

Lenta luz silenciosa, ávida mano en sombra
que da nombre al silencio
y escribe un manual del fuego indescifrable.

Arden las osamentas donde las zarzas negras
hieren, en los caminos callados del otoño,
la raíz de la escarcha, el fantasma nevado del mercurio.

Allí reposa muda y sucesiva,
en los peces gemelos que nadan en los sueños
y en los pájaros leves que laten en los oscuro,
allí vive secreta
la ciudad invisible que duerme bajo el agua.


LIBRO: “El Dueño del eclipse” de Santos Domínguez Ramos, Ed. Algaida Editores. Sevilla 2014.




Publicar un comentario